Posteado por: MAQAD | 19 agosto 2010

“Acercándome a aquello para lo que se me creó”

4º Característica de la mujer recuperada

“Atesorar nuestros logros”

 

“Acercándome a aquello para lo que se me creó”

¡Hola a todas!

La tarea de esta semana he tenido la sensación de que me iba a costar un poco más, pero vamos allá.

Atesorar mis logros es darme a conocer a todas mis hermanas. Estoy dispuesta a desnudarme para mostrar con total humildad lo que soy y me siento muy orgullosa de ser.

Siento que sí, que son muchos los logros en mi vida y eso me hace fuerte y feliz.

Para empezar llevo tiempo trabajando con la autoafirmación “me estoy convirtiendo en todo aquello para lo cual se me creó”. La repito y dejo que luego se exprese en mi vida.

Yo tengo alma de artista y unas manos maravillosas a las que doy las gracias por ser el instrumento espiritual que me lleva a expresarme de una forma tan rica en mi vida.

Es mi amor a la pintura, la costura y la artesanía mi terapia y lo que me ha curado en tantos momentos difíciles. Y cada vez más, mi energía creativa surge de mí con menos esfuerzo. Tengo una gran capacidad para hacer de mis experiencias vitales la fuente de mi inspiración, al igual que pinto lo que quiero manifestar en mi vida. En este sentido, me estoy convirtiendo en todo aquello para lo cual se me creó. SÍ

Mis inquietudes espirituales me llevaron a introducirme en el camino del yoga hace ya diez años y he encontrado en esta senda la liberación de todos los condicionamientos, el camino de la verdad. Es esta disciplina que practico y enseño la que me lleva hacia el ser íntegro que soy en cuerpo, mente y alma y se que esto le hace mucho bien a las personas y el mundo puede disfrutar de sus beneficios.

Atesoro mi logro de vencer la pereza y estar estableciendo en mi día a día un compromiso con esta disciplina que me lleva a dar lo mejor de mí a la vida. Por eso, espiritualmente también me estoy convirtiendo en todo aquello para lo cual se me creó, y con toda humildad mis hermanas me siento como una fuente y un canal de amor y de luz propias, con capacidad de alumbrar a otros seres.

Desde que comprendí, gracias al yoga y a mi implicación en los círculos de sanación de mujeres, la importancia y lo sagrado de nuestros cuerpos, deseé encontrar más maneras de vivir en el cuerpo y de expresarme creativamente a través de él. Y es la danza lo que me hace adorar la mujer hermosa que soy por dentro y por fuera y la que me ha vinculado al ambiente rico y nutritivo de la escuela donde estudio y colaboro, una hermandad de mujeres unidas por la danza fusión oriental. En la escuela honramos nuestro cuerpo femenino y nuestro vientre recuperando el maravilloso legado que nos dejaron las culturas tribales que celebraban la vida y lo femenino sagrado.

En el aprendizaje de este nuevo vocabulario no hay competitividad y siento el amor que mis maestras y mis compañeras me proporcionan. Atesoro mi logro de haber tenido un sueño, que era ser bailarina y de verme, con paciencia y sin prisa manifestándolo en mi vida. Porque yo soy una soñadora y son mis sueños los que me han salvado, son mis sueños los que me han dado la fuerza, la esperanza y los que me llenan de vida por dentro hermanas. 

Atesoro mi logro de haberme parado a tiempo, en una relación que tenía mucho fuego sexual, pero que me despistaba de mi verdadera tarea. Fue la fe en el Gran Espíritu lo que me ayudó a ver las cosas tal como eran y no tal como mi ego deseaba que fueran, y aunque fue un poco de mutuo acuerdo, enfrentarme al intenso dolor de no poder entrar en la vida de esa persona como (mi ego) quería, sólo pudo ser para mí un aprendizaje cuando me volqué en la oración y el rezo.

Cuando le pedí al Universo que me ayudara a crecer y a aprender de esto, me trajo el regalo de conoceros a todas vosotras, hermanas, y a la Asociación MAQAD. Una nueva aventura en mi vida.

Ahora pienso que hace siete años cuando me leí el libro por primera vez me quedé con muchas ganas de intentar crear un grupo de apoyo, pero sólo se quedó en una idea. Tenía que pasar todo este tiempo para que las cosas pudieran ir madurando hasta verse manifestadas como son en este momento.

A estas alturas se entiende que aunque no soy religiosa, sí tengo mucha conexión con la espiritualidad. No ha sido así siempre, llegué a tocar fondo hace un par de años, y varias veces en mi vida, siempre por los hombres. He estado vagando de aquí para allá, geográficamente y en los brazos de unos y otros muchas veces, pero el camino de mi vida me ha llevado a tratar de sanarme en lo emocional y de autoayudarme; por eso también atesoro mi logro de haber tenido el suficiente amor hacia mí misma para buscarme ayuda de terapeutas cuando lo he necesitado, y por haber aprendido a pararme, y pedirle al universo lo que necesito en cada momento. Ahora, simplemente se que todo lo que mi alma necesita me llega; experiencias espirituales, sabiduría, conciencia y amor, estabilidad, equilibrio y paz.

!Me estoy convirtiendo en todo aquello para lo cual se me creó! Gracias a la vida!!!Que hermosa canción de Mercedes Sosa para despertar en la mañana!!

Estáis conmigo en mis oraciones hermanas, sentíos apoyadas y queridas por mi parte. Ánimo y mucha fuerza para todas, para que juntas podamos avanzar y crecer en este camino y alumbrar a las que vengan.

            Una mujer de Madrid que ama sus cualidades y logros

Febrero 2010


Categorías