Posteado por: MAQAD | 19 agosto 2010

“Mis verdaderos logros”

4º Característica de la mujer recuperada

Sólo:

“Atesorar nuestros logros”

(Relación de todos los logros de nuestra vida, cosas que son importantes para nosotras. Relación de todas las cosas que somos capaces de hacer en nuestra vida cotidiana)

 

“Mis verdaderos logros”

Los logros verdaderamente importantes para mí son aquellos que me recuerdan, en los momentos de más dura prueba, que he sido capaz de dar mi vida por mí en más de una ocasión. Quizá suene excesivamente poético, pero personalmente, amar demasiado me ha llevado hasta el punto de plantearme el sentido y la necesidad de mi existencia; amar demasiado me ha conducido a quitarle valor y sentido a mi vida. Progresivamente fui perdiendo la ilusión por vivir.

Por eso, para mí es importante recordar que ya nacer no fue fácil, pues una vuelta de cordón umbilical por el cuello me puso las cosas difíciles, pero tal era mi empeño que finalmente lo logré! ¡Quería vivir!

Al poco tiempo, sin saber hablar ni caminar, me tragué un trozo de espuma que se desprendió de mi cuna. Una vez más, no podía respirar ¡Un susto más! Pero para mi es relevante saber y recordar, que también logré salir airosa de esa aventura ¡Tenía que vivir!

En cuanto a objetivos alcanzados, son varios los logros pero estos forman parte de mi crecimiento y del camino que he seguido en la vida. No por ello son menos importantes, y valoro muchísimo haber conseguido esos objetivos, pero los logros que verdaderamente atesoro son aquellos que me recuerdan lo bonito que es vivir y lo feliz que me he sentido viviendo. Me ayudan a recordar que en realidad amo vivir y que mi existencia no es una equivocación. Como cuando logré, en más de una ocasión, ignorar mi timidez y subirme a un escenario a bailar, a cantar, a tocar la trompeta! Y me he marcado más de un solo! Para una persona tímida como yo, eso es un gran logro. O como cuando logré dar a luz a mi perlita! Una muestra más de lo bella que es la vida.

Cuando era pequeña, uno de mis mayores retos era conseguir llegar corriendo hasta el final de la acera antes de que lo hiciera el primer coche que casualmente circulase por la misma calle. ¡Lo lograba siempre! Claro! “Querer es poder”, ese era mi lema y realmente la enseñanza que hoy, a pesar de los baches, aún logro recordar.

El día de la boda de una de mis primas, viví una de las peores experiencias de toda mi vida. Cuatro horas antes de la boda cayó una lluvia torrencial y me vi, esperando a que apaciguara, en el bar de debajo de mi casa. Aquel hombre de unos 60 años, el dueño del bar, gentilmente me abrió la puerta para ofrecerme cobijo, pero, así como la abrió, también la cerró con llave, transformándose en mi peor pesadilla. Logré salir airosa de ese mal sueño, fue una experiencia muy desagradable que quise compartir al instante con el padre de mi hijo, pues en ese entonces vivíamos juntos. Él bajó al bar y yo esperé a que regresara. Imaginé los gritos, los golpes, pensé en llamar a la policía para evitar una desgracia… pasó una hora… dos… Y regresó! Borracho como una cuba! Se había hecho coleguilla del dueño del bar y se habían echado unas risas a mi costa! No hay palabras para describir lo derrotada e infeliz que me sentí. Pero la vida es sabia, aquella fue la última decepción por la que estaba dispuesta a pasar. Una de tantas… fueron tantos los avisos ignorados que me había dado la vida en cuanto a lo equivocada que estaba queriendo a ese hombre, que no tuvo más remedio que hacerme pasar por algo así para que yo abriera los ojos y decidiera cambiar el rumbo de mi vida. Hoy para mí ya es un logro poder hablar de ello.

Unos de mis mayores logros fue ser capaz de abandonar una relación tan destructiva como aquella. He logrado entender que “ser bueno y tener buen corazón” no tiene nada que ver con estar dispuesto a “vender tu alma al diablo” para luchar por lo que tú consideras una buena causa. Hubiera dado la vida por salvar a ese hombre de su pozo sin fondo… Atesoro haber recuperado y aprendido el verdadero significado de la expresión “querer es poder”, pues no por quererte más voy a poder liberarte de tus propias redes.

Pero sin duda alguna, y esto para mi es verdaderamente importante, ¡Qué mejor logro que hacer de mi recuperación la primera prioridad en mi vida! Supongo que es algo así como dar mi vida por mí.

Esta importante decisión, viene acompañada de pequeños grandes logros que se suceden los unos a los otros pues gracias a esta sabia decisión he logrado recuperar a mi familia y amigos, he recuperado mi autoestima, he logrado recordar mis principios, mis intereses, he logrado quererme y respetarme como mujer, he logrado ser responsable de mi sonrisa y mis lágrimas pues ya no buscan apoyarse en nadie ¡He logrado tantas cosa a mi favor!

Además, he logrado recuperar un recuerdo de la infancia preciosísimo y que es sólo mío, que me ayuda a mantenerme conectada a mis emociones y a la grata experiencia de vivir: el olor del pecho de mi madre. Es una experiencia de felicidad, vida y amor en estado puro indescriptible. Y así es como he decidido sentirme siempre, independientemente de quién decida acompañarme en esta maravillosa aventura llamada vida.

Porque hoy, mi prioridad absoluta en la vida es mi recuperación. Gracias a ello, he logrado recordar con claridad mi principio básico existencial: el Amor, lo que me proporciona un profundo y grato sentimiento de amor y respeto hacia mi propia vida.

Queridas hermanitas del camino de la recuperación, os quiero muchísimo. Me siento feliz, orgullosa y afortunada de estar viviendo esta maravillosa experiencia con todas vosotras. El gran logro ha sido permitir que entraseis en mi vida y teneros como amigas!

Una mujer MAQAD de Ibiza

Febrero 2010

  


Categorías