Posteado por: MAQAD | 19 agosto 2010

“Recuperando el brillo y ayudándome a mí misma”

1º Característica de la mujer recuperada

Sólo:

“Hay un amor propio y una autoconsideración básicos, que ella alimenta con cuidado y expande con decisión”

  

“Recuperando el brillo y ayudándome a mí misma”

Actualmente,  manifiesto amor hacia mi persona cuando me paro y dedico tiempo a escuchar lo que mi cuerpo me pide y le hago caso, cuando consigo no criticar cada paso que doy, cuando soy tolerante conmigo misma por sentirme abatida, cuando me siento y respiro intentando abrazarme a mí misma y consolarme, cuándo disfruto de la compañía de un amig@ estando en el aquí y ahora, o sea sin que por dentro me invada la angustia y la sensación de vacío, cuando consigo escuchar a las personas que me rodean sin sentirme culpable por cada cosa o consigo no meterme en el pellejo de los demás cuando las cosas no les van bien.

Siento amor hacia mi propia persona cuando me levanto con energía, con ganas de ponerme bonita, me miro en el espejo y mis ojos brillan con el brillo que nunca debí perder.

Cuando soy capaz de mirarme y decirme a mí misma “te quiero, te perdono y te acepto tal cual eres, hagas lo que hagas y pase lo que pase…” Es en ese momento cuando me doy cuenta que lo fundamental es expresar el amor que soy capaz de manifestar a los demás hacia mí misma.

Que debo quererme, mimarme, ayudarme como la joya más valiosa que jamás poseeré.

Soy considerada conmigo misma cuando elijo no dejarme llevar por la angustia, la ansiedad, la obsesión, la soledad sabiendo que eso me enferma, cuando consigo bandear el temporal acudiendo a una cita que no me apetece pero que puede hacer que no caiga en ese torbellino de emociones que me hunden y no me llevan más que al dolor una y otra vez.

Soy considerada cuándo valoro con lógica las situaciones y no dejo que el torbellino de mis sentimientos inadecuados me arrastren por el suelo ante nadie.

Me gustaría llegar a quererme sin tener que estar poniendo intención en ello, sin tener que estar pendiente de si me estoy respetando o no.

Me cuesta saber lo que quiero cuando me angustio pensando que no tengo lo que quiero, pero a la vez pienso “¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que he vivido?”

¡Se acabó! Quiero abrirme al placer de un café una tarde con una amiga, o al placer de pasear bajo la lluvia sólo con una sonrisa en los labios, quiero regalarme a mí misma la paz y la serenidad que necesito para vivir y que no he encontrado todavía.

Quiero valorar los pequeños momentos de felicidad que me da el día a día y que no valoro por que estoy empeñada en tener lo que no me corresponde en este momento.

 Una mujer de Madrid recuperando su brillo.

Enero 2010


Categorías