Posteado por: MAQAD | 19 enero 2011

Sentía un vacío tan grande que decidí llenarlo de comida

“Sentía un vacío tan grande que decidí llenarlo de comida”

Hola. Soy la segunda de cinco hermanos y mis padres se separaron cuando yo tenía 12 años. Diré también que mi madre bebía, su relación era absolutamente insatisfactoria y yo sufrí abusos sexuales, desde los 8 hasta los 16 años, por la que fue la pareja de mi madre.

Me casé a los 19 con el hermano de mi abusador.  Durante 23 años, me maltrató psíquicamente y, en alguna ocasión, también me agredió físicamente. En los últimos 11 años de relación se negaba a mantener relaciones sexuales conmigo, a pesar de mis intentos, no me tocaba para nada. Yo me culpaba de la situación, pensaba que no le amaba lo suficiente. Constantemente buscaba excusas para justificar su actitud, le mimaba, le hacía regalos, le escribía interminables cartas donde expresaba mi amor incondicional, pero no me llenaba nada. Sentía un vacío tan grande que decidí llenarlo de comida. Así durante 11 años, hasta que me di cuenta, después de una terrible depresión y con una obesidad mórbida, que podía y debía salir de aquel infierno en el que yo había convertido mi vida. Reconocí desde el primer momento, dejando aparte el tipo de persona que era él, que el problema lo tenía yo por permitir que me hiciera daño.

Después de aquello mi relación con los hombres cambió. Me desembarqué en una carrera desenfrenada en la que la mayoría de mis relaciones se basaban única y exclusivamente en el sexo. Sí, tuve dos relaciones un poco más serias. En la primera desde el principio mis alarmas sonaban constantemente pero las ignoré y volví a permitir que me hicieran daño. En la segunda al principio muy bien. Él era una persona estupenda, generosa, cariñosa y, sobre todo, muy respetuosa. Pero el miedo y la falta de confianza en mí misma hicieron que la relación fracasara. Yo era  perfectamente consciente de que necesitaba ayuda pero no sabía cómo conseguirla. Entonces una amiga me recomendó el libro “Mujeres que aman demasiado”. Al leerlo me vi reflejada en la mayoría de las historias y así decidí buscar ayuda hasta que os he encontrado a vosotras.

Una mujer que quiere dejar de amar demasiado
España 2010

Categorías