Posteado por: MAQAD | 19 enero 2011

Una mujer de Almería

“Una mujer de Almería”

Estuve compartiendo mi vida con un hombre separado que tenía muchos problemas. Su familia me amargaba la vida de mil maneras habidas y por haber. Él sólo era capaz de decir que no podía hacer nada al respecto, y yo seguía allí, aguantando.

En los últimos meses, entendí que estábamos en la recta final de nuestra relación, y aún así, no era capaz de atreverme a cortarla. Hasta que un día me dijo que, aunque estaba en la mar de gloria conmigo, no quería aprovecharse de mí porque sabía que no me hacía feliz. Lógicamente, estuve de acuerdo con él y entonces me sentí aliviada, más de lo que me imaginaba.

Ahora mismo, no tengo ganas de cuidar de nadie ni de vivir este estrés permanente que me ha hecho tanto daño psíquico y físico. Lo que más me asusta es que no siento nada… NADA… ni siquiera el vacío que suele dejar una relación después de terminada. No quiero verle, ni llamarle, ni encontrarme con él. Cuando pasó por mi casa a recoger sus cosas, me dijo que deseaba que todo me fuera muy bien y me pareció que jamás en la vida me habían dicho algo tan falso.

En fin, esta es mi historia a rasgos generales y el motivo por el que desearía unirme a uno de los grupos de autoayuda.

Una mujer que ama demasiado
Almería 2010

 

 


Categorías