Posteado por: MAQAD | 23 enero 2012

Las mujeres que no se preguntan

LAS MUJERES QUE NO SE PREGUNTAN:

¿Esta relación es buena para mí?

 En su famoso libro “Las Mujeres que Aman Demasiado”, la terapeuta norteamericana Robin Norwood señala que la mujer que se ha recuperado de su Síndrome es una mujer que ante una relación de pareja hace algo tan sensato como preguntarse: ¿Esta relación es buena para mí? ¿Me permite llegar a ser todo lo que soy capaz de ser?

La cuestión es que a las mujeres aquejadas del patrón emocional de Amar Demasiado, no sólo no se les ocurre este planteamiento, sino que aún más allá, lo que se preguntan, de forma que les resulta consciente o no, es:

¿Soy yo lo suficiente buena para esta relación, para este hombre?

¿Soy yo lo suficiente cariñosa, sexy e interesante para que él me ame plenamente y sacie mi hambre de amor?

¿Cómo puedo ayudarle, y mejorarlo para que él pueda llegar a ser todo lo que es capaz de desarrollar, y de este modo me necesite?

A pesar de que el perfil de la mujer que ama demasiado es el de una mujer inteligente, con capacidades y, en muchos casos, de amplia cultura y formación, sin embargo –como se dice en los tradicionales programas de anónimos, necesita recuperar el “sano juicio”, que ella ignora haber perdido, pues lo que siente es que su capacidad intelectual sigue funcionando correctamente y se percibe como una persona responsable, coherente y generosa.

Pero, evidentemente, no es un juicio sano el que toma decisiones que perjudican claramente su vida, o el que deja de tomar decisiones cuando la situación que está viviendo perjudica gravemente su vida.

Las mujeres que aman demasiado están de espaldas a su propia existencia; su foco de atención exclusivo es su hombre.

Han depositado en sus manos una terrible responsabilidad (que no les corresponde): La de hacerlas felices.

Y en su enfermedad emocional, convertida en obsesión, en adicción, gastan su energía vital y el tiempo de su vida en intentar conseguir su objetivo. A saber, que su hombre les proporcione, al fin, su anhelada felicidad de sentirse plenamente amadas.

Lo irónico es que estas mujeres suelen haber elegido como pareja precisamente a hombres que no tienen la capacidad de satisfacer sus necesidades emocionales.

Asociación MAQAD


Categorías