Prevención Violencia de Género

PROGRAMA PREVENTIVO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

“El Síndrome de Amar Demasiado” que se manifiesta como un conjunto de ideas, sentimientos y conductas, constituye en la visión de este Programa una enfermedad adictiva a las relaciones de pareja destructivas.

Las mujeres  aquejadas por dicho patrón emocional se convierten en potenciales víctimas de malos tratos psicológicos, emocionales  e incluso físicos.

Y llegadas a esta última situación, la progresión de la enfermedad ya ha desembocado en una auténtica adicción que inhibe en la mujer maltratada su voluntad, su libertad emocional, y la mantiene atada poderosamente a su agresor de quien puede llegar a depender emocionalmente de manera total.

La mujer que ama demasiado tiene la suficiente inteligencia para ser consciente de  su sufrimiento en esa situación y del deterioro de su vida pero, aunque  “lo sabe”,  “no puede evitarlo”.

Ha desarrollado una adicción a ese hombre y al dolor emocional.

 Confunde sus emociones intensas con amor y  está convencida de que  “lo quiere mucho y no puede dejarlo”.   Y muy frecuentemente también piensa que él la necesita,  que ella le está ayudando en su problemática vida;  muchas veces una vida de adicto (al alcohol, a las drogas, al juego, al trabajo…).

En la Asociación MAQAD entendemos que es esta la razón por la cual las mujeres víctimas de malos tratos (psicológicos, emocionales y también físicos), permanecen con ese hombre, le “perdonan” una y otra vez y vuelven con él hasta perder la salud y, a veces,  como bien sabemos,  hasta la propia vida.

El Programa de Recuperación de R. Norwood que se sigue en esta Asociación está diseñado para actuar en las fases iniciales de la curva de progresión del síndrome (S.A.D.),  como labor preventiva y NO de tratamiento de las situaciones de maltrato físico, ya que éstas exceden del ámbito de actuación del Programa y requieren la intervención de las Instituciones pertinentes.

Esta prevención se refiere tanto a evitar que la mujer llegue por primera vez a la situación de victima de malos tratos, como para evitar “las recaídas”.

Después de salir de una situación de gran sufrimiento, o incluso de maltrato en la pareja, para la mujer que ama demasiado y no se ha recuperado de su Síndrome, de su enfermedad emocional adictiva, existe un alto riesgo de “recaída”, bien en la misma relación de pareja (vuelve con su agresor), o se involucra, una y otra vez, en nuevas y sucesivas relaciones de pareja destructivas.